Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Print this pageEmail this to someone

En estos días tan difíciles, en los que no sabemos cómo vender nuestros servicios y productos, queremos tener respuestas para saber cómo optimizar las ventas en nuestro centro de estética.

Organizar, gestionar y controlar una cartera de clientes con éxito es una de las tareas más complejas que existen en estos momentos. Debemos aportar soluciones más que productos, es decir, actuar más como consultores que como vendedores.

Llevamos algunos años siendo conscientes de que el verdadero valor de las empresas está en el talento de quienes las forman, y es aquí donde la fuerza de venta y todas las personas que engloban la actividad comercial adquieren mayor protagonismo. Las ventas hay que realizarlas con pasión y de forma inteligente. No hay que olvidar que los clientes necesitan alguien que les ayude a tomar una decisión de compra, pero para ello debemos estar en su short-list (dentro de los primeros centros de estética en los que piensan cuando quieren realizarse algún tratamiento o comprar algún producto de belleza), y eso sólo sucede si sabemos aportar soluciones más que productos, es decir, si actuamos como consultores más que como vendedores.

cabina clínica beauty store

Herramientas para optimizar las ventas

Si quieres optimizar tus ventas, tienes que buscar cambios de comportamiento y reflexionar sobre las siguientes herramientas:

  • Innovación: los datos lo avalan, las empresas que innovan crecen por encima de la media. Se trata de una de las asignaturas pendientes de muchas Pymes. Saber adaptarse a los cambios del mercado de una manera rápida y eficiente es donde reside parte del éxito.
  • Adaptarse a la era digital: estar presente en la red es imprescindible. Nuestra reputación online se ha convertido en una prioridad. Por eso debes entrar en el mundo digital, para poder interactuar con tus clientes potenciales. Y es aquí donde el e-commerce se presenta como un importante nicho de mercado.
  • Actitud emprendedora: emprender nunca ha sido fácil, y menos en estos momentos, sin embargo puede dar resultados muy positivos. Los emprendedores son los que hacen que el tejido empresarial de un país adquiera una mayor solidez y competitividad.
  • Analizar el producto: es importante saber identificar los productos que te hacen más competitivo. Puedes utilizar dos estrategias para tu beneficio: priorizar marca o priorizar precio.
  • Centrarse en el cliente: tu cliente se ha convertido en el eje fundamental de las empresas, por ello su fidelización es uno de los principales retos del siglo XXI. Debes tener un conocimiento profundo tanto de tus clientes como de tu competencia. Hoy en día, el consumidor es más proactivo y participa en todo el proceso de compra.
  • Potenciar la comunicación: acercar al mercado el mensaje que quieres que se perciba de tu centro es vital para situar en la mente de tus clientes los valores que te van a diferenciar de tu competencia. Aquí entran en juego también las redes sociales.
  • Potenciar el equipo humano: el personal es una de las principales fuentes de ventaja competitiva y el principal recurso con el que puedes contar para llegar al éxito o al fracaso. No olvidemos que las empresas son lo que son por sus equipos humanos, y la comunicación interna juega un papel fundamental.

La reflexión que tendríamos que hacernos es ¿estoy haciendo lo que tengo que hacer en mi centro con la situación en la que nos encontramos?