Maderoterapia anticelulítica

 

Con un tratamiento bien pautado y con el uso de las herramientas de madera adecuadas podemos obtener muy buenos resultados con la maderoterapia anticelulítica.

Antes de realizar el tratamiento es imprescindible empezar por hacer un diagnóstico corporal, en el que recabamos la información necesaria para ofrecer el mejor servicio. Desde el análisis de celulitis, circulación, tono, firmeza, etc. a estilo de vida, hábitos y objetivo a tratar. Además, en esta primera toma de contacto descartaremos posibles contraindicaciones a la realización del mismo.

Contraindicaciones para maderoterapia

Contraindicaciones absolutas: nos impedirán realizar maderoterapia en cualquier parte del cuerpo:

Alteraciones circulatorias y linfáticas como trombosis, flebitis, hemorragia, ganglios linfáticos inflamados, linfangitis, linfadenitis.

Tampoco podremos aplicar maderoterapia en caso de trastornos cardíacos, insuficiencia renal, tumores, infecciones en la piel, infecciones sistémicas y estados febriles e inflamaciones abdominales e inflamaciones agudas.

Contraindicaciones relativas: nos permitirán realizar maderoterapia siempre y cuando evitemos la zona afectada con hematomas localizados, enfermedades reumáticas, períodos digestivos y diversas alteraciones de la piel.

Diagnóstico previo a la maderoterapia anticelulítica

En cuanto al diagnóstico de la celulitis debemos saber que es una alteración metabólica visible que modifica la textura de los tejidos subcutáneos superficiales haciendo que la piel presente abultamientos y depresiones. Se forma en la capa más profunda de la piel, en la hipodermis, y afecta en mayor o menor medida a todas las estructuras que se encuentran en esta capa: vasos circulatorios, linfáticos, adipocitos, fibras de colágeno y elastina. Es por esto, que utilizaremos diferentes utensilios y presiones según la estructura que esté más afectada.

Utensilios para maderoterapia anticelulítica

Rodillo estriado: es perfecto para generar hiperemia, activar la circulación sanguínea y linfática y así facilitar la eliminación de líquidos. Se trabaja siempre en ascensión y de forma suave, siguiendo el recorrido de los vasos linfáticos hacia los ganglios.

Rodillo de cubos: Actúa a nivel más profundo para trabajar la hipodermis y conseguir activar el metabolismo y generar más elasticidad en las fibras de colágeno y elastina. Podemos trabajarlo en movimientos ascendentes de zigzag o haciendo círculos.

Champiñón: Indicado para trabajar zonas con micro y macronódulos y conseguir una acción profunda. Se realizan movimientos circulares o fricciones transversas en zigzag.

Tabla moldeadora: Es un utensilio versátil, porque permite trabajarlo de distintas maneras. Se puede utilizar entre un utensilio y otro, con movimientos de vaciado, para drenar, o podemos hacer movimientos con más presión y así perfilar la figura. Se emplea por el lado de la tabla que consideremos que más se amolda a la parte del cuerpo que estamos trabajando en ese momento.

Aceite para la maderoterapia anticelulítica

Además de los utensilios también es importante el producto que apliquemos en la piel. Para poder realizar los tratamientos de maderoterapia es necesario aplicar aceites para no generar una fricción excesiva en la piel. En los tratamientos anticelulíticos los aceites ideales serán aquellos que combinen acción drenante y lipolítica. Un ejemplo, es el aceite Perfect Body Lipout de CV Primary Essence, un cosmético 100% natural y libre de química. Está compuesto por una sinergia de aceites esenciales y vegetales enriquecidos con el extracto de algas Lipout. Los aceites esenciales que lo componen constituyen el 33% del total del cosmético siendo un porcentaje muy elevado y encontrando, entre ellos, geranio, canela, romero, limón y enebro. En cuanto al extracto de algas Lipout, es un principio activo novedoso descubierto en 2015, capaz de marronizar los adipocitos y por lo tanto hacerlos capaces de generar termogénesis y quemar la grasa que tienen almacenada.

 

Maderoterapia anticelulítica en cabina

Una vez en cabina, empezaremos la sesión realizando una apertura de ganglios linfáticos para activar el sistema. Aplicaremos el aceite con pasos de masaje firmes para preparar la zona antes de aplicar la maderoterapia. En general, la zonas más propensas a sufrir celulitis, son las piernas, así que las trabajaremos por la cara interna, externa y posterior, haciendo especial hincapié en las partes más afectadas que suelen ser la parte posterior del muslo y los glúteos.

Las sesiones de maderoterapia anticelulítica se pueden combinar con presoterapia y alternar con envolturas de algas o barros, incluso con aparatología como las ondas de choque. Y en nuestro post ‘qué necesito para realizar la maderoterapia pon a punto tu centro para realizar los mejores tratamientos. 

¡Ah! para terminar, te dejo aquí debajo un vídeo con el paso a paso de un tratamiento de maderoterapia reductor ¡que lo disfrutes!

 

Productos relacionados con esta publicación

Skin Perfect Jorge de la Garza

Aceite Toning

Ver
Tratamiento Oedemacel Arosha

Envoltura de Algas

Ver
Tratamiento Oedemacel Arosha

Aceite Body Lipout

Ver
0
Rated 0 out of 5
0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%
¿Puedo ayudarte?