Cómo vender un producto de cosmética

 

En este post te cuento cómo vender un producto cosmético en tu centro de forma progresiva en cinco pasos.

Cuando nos juntamos para realizar formaciones de cosmética con diferentes equipos de centros de estética, siempre surge la misma conversación: la venta de cosméticos dentro de tu centro. Y es que, todas sabemos que el beneficio que reporta tanto en lo económico como en los resultados de los tratamientos es muy positivo. Sin embargo, o bien porque no le hemos dado importancia, o porque nuestras clientas no están acostumbradas a comprarnos a nosotras, o el motivo que sea, no acabamos de sentirnos cómodas con la venta. Por ello, hoy te cuento cinco estrategias sencillas para que tú y tu equipo podáis poco a poco disfrutar de la venta.

1. Acostumbra a tus clientas a prescripción

Existen centros y esteticistas que tienen ya muy integradas las técnicas de ventas y la venta les resulta sencilla. Forma parte de su día a día, se sienten cómodas con ella y sus clientas también están acostumbradas a que les vendan un cosmético. Pero todavía existen muchos centros de estética y peluquerías que no lo tienen tan integrado. Pero el cambio debe ser progresivo ya que no solo es que tú te acostumbre o marques un nuevo protocolo, es que tus clientas te vean como una asesora que les puede vender productos y que eso está bien.

El diagnóstico facial y corporal crea un buen momento para asesorar, pero si no, si ya son clientas que tratas habitualmente, al terminar el servicio que le has realizado apunta en una tarjetita los productos que le recomiendas, de esos que le podrían ir bien, muéstraselos para que los pueda tocar y, aunque no te compre nada, ella sabrá que dispones de esos productos y tú poco a poco te sentirás más cómoda en esa situación.

2. Muchos productos no siempre es mejor

Encontraremos muchos perfiles de clientas: desde las que no se limpian la piel cada noche (sí, siguen existiendo todavía) hasta las que tienen tantos productos porque les gusta la cosmética pero, quizás, no están dándoles el uso adecuado.

Empieza priorizando los productos que más le convienen y, sobre todo, no incluyas todos los cambios en una sola fase, ya que si luego hay un producto que no se adapta o encaja no sabremos cuál es. Poco a poco y paso firme.

3. Revisa sus rutinas

Es importante preguntar cómo se cuida la piel en casa y con qué para trazar una rutina personalizada, además de cada cambio de estación o cada “x” tiempo conviene incluso revisar las rutinas que nosotras mismas le marcamos ya que sus necesidades han podido variar.

4. Márcate objetivos fáciles

Aquello que te propones como un objetivo va a recibir más intención de todas tus acciones, ya lo hemos comentado alguna vez, porque sino ¡todo queda en el aire!

Pero comienza con objetivos pequeños y sobre todo no te desanimes ante las negativas. Hay quienes para realizar una compra se lo piensan más que otras y esto no es malo, es mejor que compren convencidas y así sean fieles a tu asesoramiento para que cada vez que les prescribas algo no desconfíen de tu palabra.

5. Encuentra técnicas poco intrusivas o agresivas

A nadie le gusta la sensación de que te están vendiendo algo, ahora bien, si te asesoran desde el consejo, desde el interés por alcanzar tu objetivo o para facilitarte la vida, aunque seamos conscientes de que compramos lo hacemos convencidas. Desaparece la sensación de que nos están engañando, porque, al fin y al cabo, ese producto lo vamos a utilizar y nos va a gustar y aportarnos aquello que buscamos.

Porque no hay nada peor que te “encajen” un producto que no necesitas simplemente por el afán de vender. Esto además de ser desagradable en cuanto a la experiencia de compra de nuestra clienta, a la larga es contraproducente ya que no regresarán y se romperá la confianza depositada en nosotras. Por eso, como cada persona es un mundo, prueba con qué técnica te encuentras tú cómoda y esa será la buena.

Por último, también te recomiendo que empieces por productos fáciles de vender como, por ejemplo, los sérums de pestañas. Este producto cumplen su promesa de forma muy visual en cuatro semanas por lo que tu clienta volverá encantada y con más confianza en tus recomendacione. También puedes optar por los kits de maquillaje ya que ahora estamos en pleno momento de celebraciones y nuestras clientas están animadas con la compra de estos productos. 

Como quizás sea más complejo vender un producto como un sérum de pestañas en lugar de maquillaje ¡te dejo un post con toda la información que necesitas sobre este producto!

Productos relacionados con esta publicación

Tratamiento Oedemacel Arosha

Ampollas Superfruit

Ver
Tratamiento Oedemacel Arosha

Crema Skin Vitaforce C

Ver
Tratamiento Oedemacel Arosha

Gel-Crema Energizante Spirulina

Ver
0
Rated 0 out of 5
0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%
¿Puedo ayudarte?