Cómo preparar la uña para una semipermanente

 

Si queremos un acabado de 10 tenemos que preparar correctamente la uña antes de esmaltar la semipermanente. Te dejo un paso a paso muy sencillo para que te conviertas en toda una experta.

 

1. Limpia bien antes de preparar la uña

¡Ante todo higiene! y no sólo de las herramientas, también de las manos. Por ello, indicaremos a la clienta que se lave las manos bien en una pila de agua que tengamos o con una toallita de jabón sin aclarado que le facilitemos. Si eliges utilizar estas toallitas te dejamos un consejo. Para que hagan jabón necesitan un poco de agua así que pulveriza agua sobre ellas. Si las mojas bajo el grifo o en un bol el jabón se va y no hace espuma. Una vez ha tirado la toallita, simplemente terminando de frotar las manos se absorbe el producto y ya tenemos las manos limpias.

 

2. Desinfecta

Aunque hemos eliminado la suciedad de las manos, también es necesario desinfectarlas para una manicura segura. Con un antiséptico pulverizaremos sobre las manos de la clienta y las nuestras. Frotaremos un poco para que se absorba y ya tendremos las manos listas para empezar a trabajar la uña

3. Remueve cutículas 

Con el empujador vamos empujando hacia atrás sin hacer excesiva fuerza y con la ayuda de la herramienta. 

4. Elimina cutículas 

Para este paso podemos utilizar dos herramientas: el alicate y el torno. El alicate lo utilizaremos para cortar las pieles sobrantes sin estirar para no crear heridad en la cutícula de la clienta que puedan crear infecciones. Por otro lado, el torno y sus distintas fresas nos ayudan a despegar la cutícula, sin llegar nunca a toca la placa de la uña. Todas las pieles que se despeguen y «despunten» las podemos ir cortando con el alicate. En las fresas encontramos un anillo de color que indica su dureza, para las cutículas utilizaremos las amarillas y no dentadas, te recomendamos la fresa de llama

Una característica de la preparación de cutículas para semipermanente a tener en cuenta es que las prepararemos en seco, es decir, sin usar ablandador de cutículas. De lo contrario, el esmaltado semipermanente podría estropearse. 

5. Lima

Ahora es el momento de limar la largura y dar la forma a la uña. Como estamos trabajando la uña natural utilizaremos una lima de 180/180 y, en caso de uñas delicadas, de 240/240. En el limado no ejerceremos demasiada fuerza sino que para limar utilizaremos un movimiento amplio y la mayor parte de la superficie de la lima.

Limaremos en una sola dirección para evitar abrir las capas de la uña y, como consecuencia, debilitarla. Además, iremos retirando la piel del hiponiquio y eponiquio para tener un acceso más sencillo con la lima y evitar limar la piel. Por último, pero en todo momento, sujetaremos con fuerza el lecho de la uña para que ésta no se mueva al limar y se debilite (además, conseguimos reducir la sensación de dentera en la clienta). 

6. Rompe el brillo

Para terminar de preparar la uña, rompemos el brillo para conseguir un mejor agarre. Para ello, podemos utilizar una lima buffer de 100/180 por el lado de 180 o una fresa de cartón fina de grano 240/240. Si tenemos poca práctica lo mejor es utilizar la lima ya que nos permite romper el brillo con mayor control ya que es fundamental no desgastar nunca la uña natural

Tras cada paso en el que eliminemos cutícula o limemos es importante limpiar para no ir arrastrando ni pieles ni polvo. Para ello, pasamos un cepillo pequeño de mano sobre el área de la uña y el dedo. Con estos seis pasos ya tendrías la uña preparada para una manicura semipermanente. Si quieres perfeccionar aún más tus manicuras echa un ojo a nuestro post ‘4 consejos para un esmaltado perfecto‘.

Productos relacionados con esta publicación

prepara uña para semipermanente

Lima 100/180

Ver
Tratamiento Oedemacel Arosha

Polvo Construcción Perfect Color

Ver
Tratamiento Oedemacel Arosha

Vinylux 355 Its Now Oar Never

Ver
0
Rated 0 out of 5
0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%
¿Puedo ayudarte?