Qué es la retinización 

 

Puede ser que tras conocer las bondades del retinol decidas incluirlo en la rutina de tu clienta o, incluso, en la tuya. Sin embargo, antes de lanzarte a la piscina te pregunto ¿has oído hablar de la retinización?

Para empezar, el uso del retinol es totalmente seguro. Pero debemos tener en cuenta que, al ser una sustancia con un alto poder de penetración, al comienzo puede secar o irritar la piel. Por ello, al empezar a aplicarlo debemos tener en cuenta los siguientes aspectos.

Diagnóstico

Antes de prescribir a una clienta el uso de retinol debemos realizar un análisis exhaustivo de su piel. De esta forma, conoceremos cuáles son sus cuidados tanto en cabina como en su domicilio para determinar si es apta o no para el activo y cómo incorporarlo a su rutina. 

Retinización

Es el proceso por el cual la piel se acostumbra paulatinamente al uso del retinol. Cuando empecemos a utilizar una crema o un sérum con retinoides lo aplicaremos, inicalmente, con poca frecuencia y en cosméticos con una baja concentración. Como los retinoides se acumulan la piel, aplicaremos poco a poco el producto durante varias semanas sometiendo así a la piel al proceso conocido como retinización. 

Cuándo lo aplicaremos

Para evitar que el retinol irrite la piel, aplicaremos los productos por la noche debido a que es un principio activo especialmente fotosensible y fotosensibilizante. Es decir, al ser fotosensible se inactiva en presencia de radiación solar; y al ser fotosensibilizante puede provocar una reacción en la piel.

Esto es importante tenerlo en cuenta porque, en lugar de ayudar a reducir las manchar existentes, generará fototoxia y aumentará las manchas. De todas formas, no es necesario suspender su aplicación en verano, siempre y cuando, se utilice una correcta fotoprotección

Pauta correcta para incluir el retinol

Te muestro un ejemplo de una pauta correcta para comenzar a utilizar el retinol. Recuerda aplicarlo siempre por la noche sobre la piel limpia y seca

Semana 1 y semana 2: aplicar dos veces a la semana.

Semana 3 y semana 4: dejar dos noches libres entre una aplicación y la siguiente.

Semana 5: aplicar en noches alternas.

Semana 6: aplicar todas las noches.

Si al subir la dosis nuestra piel reacciona, debemos retroceder al nivel en que nuestra piel ha tolerado bien el retinol. Además, podemos intercalar la aplicación con mascarillas descongestivas e hidratantes para asegurarnos de que nuestra piel está equilibrada.

También podemos complementar nuestra rutina diaria con productos que contengan antioxidantes como la vitamina C, colágeno o sus precursores, aplicándolos por la mañana. Pero, sobre todo, es crucial no olvidarnos de utilizar fotoprotector aunque el día esté nublado o consideremos que no saldremos a la calle demasiado porque la luz azul de las pantallas también tiene efectos negativos sobre nuestra piel.

Recomendaciones a tener en cuenta

No está indicado el uso de productos con retinol o derivados de la vitamina A si estás embarazada, planeas estarlo o estás en periodo de lactancia

Antes de los 25 años no es necesario utilizarlo y es recomendable a partir de los 30

Se debe evitar el contacto con mucosas, los ojos o heridas abiertas. 

No se debe mezclar diferentes productos con retinoides ni que contengan otros ácidos.

Si tienes dudas sobre cuándo incluir el retinol en tu rutina, te dejamos nuestro post ‘cuándo empezar con el retinol

Productos relacionados con esta publicación

Tratamiento Oedemacel Arosha

Sérum Retinol Lift

Ver
Tratamiento Oedemacel Arosha

Cápsulas Retinol Lift

Ver
Tratamiento Oedemacel Arosha

Tratamiento Cabina Retinol Lift

Ver
0
Rated 0 out of 5
0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%
¿Puedo ayudarte?